viernes, 20 de mayo de 2011

Desarrollo social de los niños en edad preescolar




Índice:
Introducción
3

El desarrollo social y emocional de los niños preescolares


4
Bibliografía


8








Introducción

            Como educadoras nos preocupamos de manera constante por si atendemos al desarrollo integral de nuestros alumnos, sin embargo, como todos sabemos el desarrollo infantil se da a partir de de los procesos de maduración que el niño tiene aún así si no asiste a la escuela.
            Entonces nos preguntaremos que tiene de primordial que asista o no a la escuela si aún así el pequeño aprende, la diferencia que se encuentra es que el educador encamina sus actividades con un sentido educativo, es decir, con un propósito planteado en el cual se favorecen y desarrollan sus habilidades motrices, lingüísticas, cognitivas y sociales.
            En el presente texto hablaremos de las características sociales de los niños en edad preescolar, la importancia que tiene en el desarrollo de ellos, así como características de cómo se desarrollan de una manera muy genera.
            Además del impacto que tienen éstas habilidades en la vida futura de cada individuo.







“El Desarrollo Social de los niños en edad preescolar”

            El ser humano una de sus características principales es que es un ser social, es decir, que de alguna manera necesita de otros para subsistir. Desde que nace  el ser humano se encuentra con la necesidad de ser apoyado por otros para su alimentación, vestido y vivienda, sino fuera así seguramente no sobreviviría y moriría.
            La sociedad en la que se encuentra inmerso el nuevo individuo lo obliga a desarrollar ciertas habilidades, que seguramente serán variadas entre grupos sociales pero que a su vez, se relacionan. Algunas de ellas son: el establecer relaciones sociales que sean satisfactorias, es decir evitando cualquier conflicto y si lo hay pueda por si mismo solucionarlo, organizar e integrar, aprender un idioma. Es importante dejar claro que el desarrollo infantil son aprendidos por los niños de manera similar y ocurren por medio de secuencias predecibles, es decir, que cada niño lo aprende siguiendo un proceso madurativo muy similar al de otro, aunque cabe destacar que lo hacen en tiempos variables de acuerdo al contexto donde se desenvuelven.
            Cada niño nace con una estructura genética única, que determinan los procesos de desarrollo de los mismos, cuándo y cómo se llevarán a cabo. Aunque después cada individuo definirá su personalidad conforme a lo que ha vivido.
            Seguramente se preguntarán desde que momento el niño empieza a desarrollar sus habilidades sociales, el niño inicia el proceso de socialización desde el momento en que nace.
           

Varios autores dicen que “el periodo de 3 a 5 años es fundamental para el desarrollo de las capacidades sociales, ya que el niño vivencia y registra una serie de situaciones que le permiten organizar su mundo social, comprender normas, así como expresar”[1], primero debemos de notar que el periodo que nos dicen es aquel en el que los niños se encuentran en Educación Preescolar, y si es fundamental que el niño entienda y comprenda a su sociedad lo que implica formar parte de ella, que dicha sociedad se rija por normas y reglas que ya están establecidas, la manera de dirigirse a otra persona, establecer relaciones de amistad y otras habilidades sociales.
            Como ya he mencionado los procesos madurativos de cada individuo se encuentran influenciados por factores biológicos y sociales, por medio de los cuales cada persona va adquiriendo habilidades, en este caso sociales, se menciona que siguen un proceso para la adquisición de dichas habilidades sin embargo, en cada individuo varia en función de las experiencias vividas. A continuación detallaré algunas de las habilidades que los niños desarrollan en edad preescolar, no se mencionan tiempos, solo se describen las capacidades que alcanzan:
            Uno de los propósitos de la Educación Preescolar es que el niño se integre a la sociedad, ya que hasta ese momento la mayoría de los niños no ha salido de su núcleo familiar, es importante que se fortalezcan las habilidades adquiridas en su núcleo familiar y que el infante comprenda la importancia de adaptarse al mundo al que pertenece. Conforme vive experiencias se da cuenta la necesidad de establecer vínculos afectivos con otras personas que no sean sus familiares.
            También es importante que comprenda que las conductas que expresa, algunas no son aceptadas ante las otras personas, conforme convive con un grupo de personas él por si mismo va entendiendo cuales son las conductas que debe mostrar por ejemplo cuando se dirige a una persona adulta, cuando
conversa con un amigo, cuando llega a un restaurant, aunque todos esos patrones de comportamiento surgen conflictos cuando la escuela no atiende a sus características del contexto social donde se desenvuelve, si no hay una congruencia entre familia-escuela seguramente habrá conductas que no sean bien vistas por los padres que para los padres en cambio, son naturales y aceptables.
            Por eso es importante que docente estemos atentos ante ciertas incongruencias que ocurren y ha tratar de entender la realidad de los niños que forman el grupo. La tarea del docente el apoyar para que el niño pueda establecer relaciones con otras personas y que sean de éxito, no de excluir aquéllos que según a mi juicio y mi ideología aún no reflejan conductas prosociales, donde ellos tengan la iniciativa de establecer relaciones como las de amistad que se dan con sus coétaneos.
            Otra habilidad que los niños desarrollan es la expresión de sus sentimientos, donde el niño aprende a explicar lo que siente, desea y piensa. Además con esta habilidad como ya hemos dicho que su desarrollo tiene carácter integral porque a la par adquiere otras habilidades ya sean cognitivas, lingüísticas o motrices. Sin embargo, la expresión de emociones, así como de sentimientos es un proceso gradual en el que de acuerdo a la confianza, seguridad y autoestima que el niño ha adquirido le apoyara en la expresión de sus emociones.  Es por eso que como dicen “…cerca de los dos años el niño es capaz de reconocer sus propios estados emotivos como también de los demás”[2] , aunque sabemos que durante esta edad también el niño se enfrenta a reconocerse como un ser único, pero también a reconocer que hay otras personas dejando atrás el egocentrismo que es definido como “el niño considera que forma el centro de su propio mundo”[3], para asumir el rol de un ser social.
            En este proceso cuando el niño empieza a comprender los sentimientos de los otros, a vivirlos como si él estuviera en esa situación va desarrollando de manera paulatina la empatía, donde experimenta sentimientos del otro y lo comprende, apoya y ayuda.
Así como también a la regulación de las mismas, los pequeños a esa edad aun no son conscientes como controlar sus emociones, es por eso que frecuentemente encontramos niños enojados que parecieran estar demasiado irritados, golpeando físicamente, todo lo que siente aún no lo regula y la manera de poder sentirse mejor es expresando todo esto, aunque después se dará cuenta que no es la manera de comportarse ante la situación y cómo responder ante los sentimientos que expresan otras personas.
            ¿Por qué la importancia del contexto social? El niño forma parte un contexto  que tiene cierta influencia en cómo pensamos y lo que hacemos, es por eso, que éste forma parte del proceso de desarrollo, ya que al estar inmerso en el aprende actitudes, conocimientos y creencias.
            Para finalizar se preguntarán por qué es importante el desarrollo social en el aprendizaje de los niños, aunque se les considere por separado estar interrelacionados, y mutuamente se afectan o influyen entre ambos. El desarrollo de los niños forma parte de su aprendizaje debido a que por medio del desarrollo va siguiendo un proceso madurativo y en el aprendizaje van adquiriendo habilidades.
            Además que pasaría si nosotros como personas no nos integráramos a la sociedad de la que formamos parte, seguramente viviríamos aislados y cuando necesitáramos del otro, al poco tiempo moriríamos o mostraríamos conductas que no son aceptables ante la sociedad y nos crearíamos conflictos llegando incluso a prisión como le ocurre a varios.








Bibliografía:
Ana Betina Lacunza, N. C. (2011). Las habilidades sociales en niños preescolares. Recuperado el 22 de Marzo de 2011, de Ciencias Psicológicas: http://pepsic.bvsalud.org/scielo.php?pid=s1688-4094200090001000006scrip=sci-attext&tlng
Cathy, M. (Abril de 2002). La etapa preescolar. nncc.org. Recuperado el 21 de Marzo de 2011, de National Network for child care: www.nncc.org/Child.Dev/sp.etapa.preesc.html
Darling, J. A. (Marzo de 2009). Construyendo una Fundación Sana: El Desarrollo Social y Emocional en los Bebes y Niños Pequeños. Recuperado el 21 de Marzo de 2011, de Department of Health and Wefare (IDAHO): http//healthandwelfare.idaho.gov/Epa%c3%blol/informaci%c3b3nparalaNi%c3%b1/AprendizajeaTempranaEdad/Tab/233
Learning, P. I. (2010). Illinois.gov. Recuperado el 21 de Marzo de 2011, de "Desarrollo Social y Emocional de los niños preescolares": http://illinoisearlylearning.org/faqs-sp/socemotder-sp.htm



[1] (Ana Betina Lacunza, 2011)
[2] Malley Cathy (2002), en La etapa preescolar.
[3] Learning Early Proyecto de Ilinois, en  National Network for child care.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada